cine silente


Colección Cine silente colombiano

Presentación

Colección Cine silente colombiano
La FUNDACIÓN PATRIMONIO FÍLMICO COLOMBIANO presenta una completa colección de cine silente producido en el país a mediados de los años veinte. Estas obras iniciales, que los pioneros del cine concibieron con su talento y venciendo toda suerte de dificultades, constituyen un acervo muy apreciado de las películas argumentales del cine colombiano.
Hace parte de esta colección la obra de ficción más antigua que ha llegado hasta el presente La tragedia del silencio (1924) dirección Arturo Vallarino; los largometrajesBajo el cielo antioqueño (1925) dirección Arturo Acevedo Vallarino, Alma provinciana (1926) dirección Félix Joaquín Rodríguez, Garras de oro (1926) dirección P. P. Jambrina; los fragmentos de Madre (1924) dirección Samuel Velásquez, Aura o las violetas (1924), Como los muertos(1925) y El amor, el deber y el crimen (1926) dirección Pedro Moreno Garzón y Vincenzo Di Domenico; el documental Manizales city (1925) dirección Félix R. Restrepo; la selección del Archivo Histórico y Cinematográfico de los Acevedo (1915-1933); para complementar el conocimiento de la obra y de la época se elaboraron los documentales En busca deMaría (1985) dirección Jorge Nieto y Luis Ospina y Más allá de La tragedia del silencio (1987) dirección Jorge Nieto; las crónicas Acevedo e hijos: Por un arte propio (2006), Los Di Domenico: pioneros del cine colombiano (2006) y 1897-1937: Cuatro décadas de cine silente en Colombia (2006), dirección Juan Carlos Arango Espitia.
Determinación y perseverancia han conducido a la FUNDACIÓN PATRIMONIO FÍLMICO COLOMBIANO desde su conformación (1986) en su labor hacia la recuperación, conservación, restauración, preservación y difusión de la imagen en movimiento producida en el país, desafortunadamente del período silente no se logró recuperar todo lo producido y algunos hallazgos son incompletos; sin embargo, ha llegado hasta nosotros a través del tiempo esta muestra representativa de la actividad intelectual registrada en una base de celuloide que hace que sea el único registro que, gracias a la movilidad de la proyección y al fenómeno de la persistencia retiniana, permite el regreso a escenas del pasado que sustentan la historia de nuestro país, cuya importancia para las futuras generaciones será tal que actualmente quizás nos sea imposible estimar adecuadamente.



A pesar de las inmensas dificultades para crear una industria cinematográfica propia, el cine ha sido siempre un elemento de primer orden de la vida cultural, representativa de un quehacer artístico que conforma nuestra memoria e identidad y los archivos son el soporte, sin ellos no habría memoria al servicio de la historia colombiana, determinada por situaciones económicas, políticas y sociales.

Reúne esta colección un conjunto formidable de diez discos que incluyen la totalidad de lo que ha allegado la Fundación, del legado de la Cinemateca Colombiana que presidió Hernando Salcedo Silva de las películas silentes de 1924-1926, que herederas de la inspiración en obras literarias o teatrales y otras con su sello propio hacen alusión a hechos históricos o de ficción, algunos registros noticiosos, documentales y crónicas sobre la producción, distribución y promoción del oficio cinematográfico, así como este cuadernillo que incluye la ficha técnica y una breve sinopsis de cada una de las obras.

Para ofrecer esta colección que dará a conocer la titánica labor de los pioneros del séptimo arte en Colombia (llámense Di Domenico o Acevedo) se han aunado los esfuerzos de los funcionarios que han logrado la restauración de las películas originales en laboratorios y filmotecas de otros países con el apoyo de entidades nacionales e internacionales, resultado de una profunda investigación, compaginación editorial, edición electrónica que rescata la calidad técnica y acompañamiento musical especialmente creado para la versión restaurada por reconocidos compositores, con el objetivo de sensibilizar al público sobre la naturaleza y la dimensión estética de esta historia cargada de información y emoción que bien merece que se preocupen de su conservación, para no sólo recordar la historia sino hacer historia.

Las películas silentes se acompañaban de improvisaciones de piano u orquesta y de grabaciones, que han sido reemplazadas en los últimos años por músicas originales escritas específicamente para las películas mudas, en este caso Francisco Zumaqué, Oscar Acevedo y los profesores y egresados del Departamento de Música de la Universidad de los Andes.

Comentarios

Entradas populares