Para leer del informe

Del informe de la masacre de El Salado propongo leer tres apartes:

1. La introducción, escrita por Gonzalo Sanchez, que nos da el marco interpretativo del informe...

2. El Terror (páginas 61 a 75), elemento central en el informe que retoma lo que hablamos la semana pasada en torno a M. Taussig

3. Las Memorias de la Interpretación (páginas 102 a 112), que da cuenta del segundo elemento central en el informe (memoria) y que nos sirve para ver el terror en acción...

Suena largo, pero no lo es tanto... suena aterrador y lo es...

Comentarios

  1. Para pensar la resignificación de los espacios de la cotidianidad es util el concepto de unheimlich ("siniestro)- aqui hay un material al respecto: http://w
    ww2.cyberhumanitatis.uchile.cl/19/errazuriz.html

    ResponderEliminar
  2. el catatapada del informe vs el sapo de Taussig

    ResponderEliminar
  3. El solo título del primer apartado de la introducción ya pone de relieve los problemas de la voz, supuestamente otorgada por nuestros ejercicios. "El punto de vista de la víctima" como se enuncia, no es más que el típico llamado paternalista de las disciplinas como eclipsamientos de las voces con otras voces 'autorizadas'. Otro problema, en la sección mencionada no logré identificar 'el punto de vista de la víctima', quizá por dos razones: 1. no sabemos a qué refiere el autor con "punto de vista" de un lado, y a 'víctima' del otro. Suponiendo una idea de víctima asumida generalmente y sin más profundidad que la del habla del día a día, me preocupa entender epistemológicamente hablando, "qué es un punto de vista" y en el contexto de la violencia y las 'víctimas' que implicaciones tiene que sus experiencias, sean o no consistentes con un pseudo programa positivista y jurídico de la memoria, se relativicen como "puntos de vista"? 2. Tener un punto de vista, implica una relatividad del 'observador' respecto del 'evento', así el acto de ser 'víctima' en cierto nivel, en este autor, la transforma en observadora e incluso testigo de su propio devenir, sea por la distancia aparente de la memoria (en tiempo lineal) o por el desplazamiento de la 'voz' y 'experiencia' de la víctima respecto de sus vivencias. Creo que en este desplazamiento de quien vive y experimenta, a alguien que 've' desde el presente en un sentido superficial, produce un efecto político de dispersión del poder crítico y la agencia política de la 'víctima'. En suma, 'el punto de vista' relativiza y neutraliza el poder de enunciación crítica del testimonio de quien vive la memoria de la violencia en su propio cuerpo.

    ResponderEliminar
  4. Sip... de acuerdo con los comentarios sobre 'los puntos de vista' de las víctimas... Quizas en un sentido parecido me inquietan:
    Uno, la relación entre pasado y presente que se combina -no se si intencionalmente- en la narración escrita... un ir y venir que pone voces y efectos en niveles no explicitamente diferenciados, pero en ocasiones sí jerquizados
    Dos, si interpretacion(es) y memoria(s) siempre van de la mano (se supone que aquí no cabe aquello del 'hecho en bruto'), ¿cuál es el propósito de un aparte denominado 'memorias de las interpretaciones', de definirlas como un tipo de memoria diferenciable?, ¿por qué es justo en ese punto donde se abordan las explicaciones que la población -así, como ente homogeneo- ha construido sobre el por qué de la masacre?
    Pero, a pesar de todo y con todo y todo, creo que hay planteamientos interesantes... de hecho el cruce entre terror y memoria que se intenta no solo abre la discusión sino que ademas arriesga un monton...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Reacciona a esta publicación. Déjanos saber tus impresiones.

Entradas populares